Constancia, cuando todo va mal

A veces, pasan semanas tras semanas que son… dejémoslo en simplemente, malas, para huir del énfasis.

Releo de casualidad el Cap.XII del Libro I en mi edición “De la constancia” y en Cervantes Virtual “De la firmeza” (en otro momento hablaremos de las traducciones), encuentro:

El papel de la constancia consiste principalmente en soportar con paciencia las desventuras que no tienen remedio.

Y se sortean las dificultades, con las frases de Montaigne en el bolsillo, o con las de Kipling:

Cuando todo está peor más debemos insistir

Porque a pesar de todo, “a veces hay tantísima belleza en el mundo, que siento que no lo aguanto…” y con menos enfásis, a veces me confieso, “enamorao de la vida, que a veces duele.