Acerca de Montaigne

Un lector amateur de Montaigne

Aniversario de Montaigne

Casi cerramos el día sin llegar a tiempo de poner dos frases, aprovechando que hoy, 28 de febrero se celebra el aniversario del nacimiento de Michel de Montaigne.

Poco que decir, porque no soy un docto profesor, ni un relamido estudioso, ni tengo estudios, ni nada… Solo una cosa, aunque con toda sincerad, para este día; lean a Montaigne.

Sin afección, sin ser unos estirados, él nunca lo fue… a ver, lo leo porque me engancho de adolescente. Ahora, sigo leyéndole, lo dejo, vuelvo a él… en fin, de verdad, es como un amigo.

¿Necesitan una razón para leer a un clásico? entonces es que no han leído a Montaigne. Ojeen sus ensayos, fíjense en los títulos y escojan uno que les interesa, a lo mejor, luego no trata de lo que parece. Da igual, déjenle hablar y se darán cuenta que ya están hablando también con él.

¿Qué se yo? … no tengo muchas convicciones, como decía otro lector de Montaigne;

Al final para circular por la vida, no hacen falta muchas convicciones. Bastan tres o cuatro. Nada más

.

Montaigne en Roma

Mi amiga Rocío me envía un enlace que recomiendo escuchar. El programa Música Antigua de RNE dedicó una emisión a la música en el tiempo de Montaigne.

Es muy interesante escucharlo porque lee fragmentos de su Diario de viaje a Italia. Por ejemplo, en una Iglesia portiguesa de Roma casaban a personas del mismo sexo. ¿No invita esto a pensar? ¿Qué pensar del escándalo hoy por el matrimonio gay cuando entonces ocurría eso? Y Montaigne, ¿lo condena o lo aprueba? Mejor leámos el libro o escuchemos el programa ¿no?

Sergio Pagan hace un programa recomendable, se hablase de Montaigne o no (no se pierdan tampoco Los colores de la noche). Lo dicho, recomendado, y aquí en enlace al programa sobre La música en el tiempo que Montaigne visitó Roma.

Videos sobre Montaigne

Seguro que quien visite esta web tiene cosas mejores que hacer. Si le pica el interés por Montaigne a lo mejor se queda a ver estos videos divulgativos y sobre todo, ojalá, se anime a leerle, ¿no?
Volveré a ver los vídeos porque me han gustado y los recomiendo.
Primer vídeo:

Segundo vídeo:

Tercer y último vídeo:

En los vídeos de divulgación que he incluido antes se comentan aspectos muy importantes de Montaigne. Quiero añadir o remarcar algunos;

  • contra el estereotipo no fue un hombre que apartase del mundo. Viajó, participó en política, aconsejó en corte…
  • echo en falta alguna referencia a sus convicciones, ahora menos llamativas y en su tiempo poco comunes; medió en conflictos de religión, demostrando poco o ningún fervor religioso, además de su percepción del otro, su poco etnocentrismo, su cultura -sin pedantería- aplicada a conocer la condición humana…
  • … y sobre todo; Montaigne fue un hombre en dialogo permanente con él mismo, con el mundo que le tocó vivir, y que lo hizo sin deformar su mirada, como si se pusiese ante un espejo.

Gracias por leer hasta aquí.

No vemos dos veces el mismo cerezo

Encuentro un texto, que no es de Montaigne, pero vale igual, porque nos trata a los lectores como sujetos del diálogo al otro lado del papel, porque escribe sobre el aprecio por el momento presente, sin perderse en el pasado o el porvenir, como también reflexionaba Montaigne.

No vemos dos veces el mismo cerezo ni la misma luna sobre la que se recorta un pino. Todo momento es el último porque es único. Para el viajero, esa percepción se agudiza debido a la ausencia de rutinas engañosamente tranquilizadoras, propias del sedentario, que nos hacen creer que la existencia va a seguir siendo como es por algún tiempo.

Una vuelta por mi cárcel. Marguerite Yourcenar

Llamadme Montaigne

Hay un nombre por el que soy conocido
(yo que no quiero nombre)
por él me llaman mis Hermanos,
hay un nombre que me saca del mundo
para seguir trabajando en él,
hay un nombre por el que me conocen y en el que me reconozco,
y con el que me visto como persona,
me enguanta, me ciñe y me cubre,
me viste y aclama mi progreso,
me pone frente al espejo
un yo mismo que desconozco
para hacerle progresar.

Yo, que no tengo nombre,
quiero que me llaméis
por ese que no aparece en los formularios,
ni en los carnets,
llamadme por el nombre que elijo,
llamadme por el nombre que me desnuda
y no me oculta,
yo, que no soy nadie, y soy en mi, todos los hombres.
Yo, que elegí morir, para vivir de nuevo de otro modo,
yo, que no era nada y casi sigo sin serlo,
que escribo deprisa, con lágrimas en los ojos, sobre esta libreta
palabras para que no se me olviden,
porque se vive en las palabras
como se vive en el recuerdo de los otros,
elijo esta palabra, para vivir entre vosotros,
yo, que no se muy bien quien soy,
elijo, de entre todos, este nombre;
llamadme Montaigne…
para llamarme al trabajo,
cuando sostenga en mis manos las vuestras,
cuando los abrazos nos reúnan y
las miradas digan más que las palabras,
y siempre,
llamadme Montaigne.·.

Cita de Sócrates

Auto conocimiento es una característica del dialogo que consigo mismo mantiene Montaigne en sus Ensayos. Esta cita, por otro lado tan relacionada con el dialogo, me la ha recordado.

Desciende a las profundidades de ti mismo y logra ver tu alma buena.La felicidad la hace uno mismo con la buena conducta.

Sócrates

Cita sobre decir estupideces

Recurrente dentro de mi, repito esta frase de Montaigne. Viático de buena humildad, para tocar con los pies en el suelo y seguir trabajando en mejorar(se).

Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis

Auto construirse

Leerlo y pensar en la construcción de hacerse uno mismo por dentro como persona:

Un hombre no es otra cosa sino lo que hace de si mismo.
Sartre

Cita sobre las citas

Recuerdo la modesta edición de Los ensayos de Montaigne que descansa sobre mi mesa. El editor declara que es una edición para ser leída, ni para eruditos, ni para estudiosos; para lectores. Así se explica que las notas al pie sean… ninguna. Tampoco hay citas en puridad, solo traducciones de las citas que, en latín o griego, escribía el propio Montaigne y que se respetan en esas lenguas por fidelidad.

Leo textos académicos con multitud de citas y notas a pie de página. Escucho textos leídos por otros en reuniones, a veces recurren a referencias externas.

No se en ti, anónimo lector, a mi, la sobre abundancia de citas muchas veces me distrae del argumento del autor. Llego a dudar, ¿será que busca asideros para que le ayude a expresarse y se pierde en ello? ¿será que falta cuerpo a su idea y busca contenido en otros?

Sin embargo, encuentro otros usos de las citas. Dice el traductor de Montaigne al catalàn;

“les idees dels altres no són veritats categòriques, sinó crosses sobre les quals recolzar el pensament propi” (Vilaweb)

Qué curioso, escucho en las palabras de Vicent Alonso el eco del propio Montaigne:

“Yo no cito a los demás mas que para expresar mejor mi pensamiento.”

Frente al erúdito a la violeta, la modestia del que sabe que su pensamiento se construye sobre logros anteriores, porque nos alzamos a hombros de gigantes, porque las torres de hoy son cimientos mañana.

Montaigne citaba mucho en sus Ensayos. A los que carecemos de la cúltura clásica necesaria nos pasan desapercibidas muchas más citas, no explicitas, cuando se apropia del pensamiento escéptico o pirrónico.

Leer, escuchar, sin pedantería, tomad prestadas las palabras de quienes me precedieron, que expresan mejor de lo que yo se, lo que pienso; citar así me convence. Montaigne incluso omite muchas veces que está citando. Y la esperanza de que, quien sabe, un día otro cite tus palabras, ojalá nunca tengamos que decir:

Cítenme diciendo que me han citado mal. Groucho Marx